4.jpg

Aun siendo expertos en nuestra profesión, hay conocimientos de vital importancia que no nos fueron inculcados desde pequeños porque normalmente no son parte del plan educativo de las escuelas, Uno de esos conocimientos son las finanzas personales.

Saber administrar nuestro dinero que con tanto esfuerzo ganamos es de vital importancia para tener unas finanzas sanas, vivir mas tranquilos y en constante crecimiento.

Para tener un mejor control de nuestro dinero les presento una metodología:

  1. Metas. El primer paso es definir muy claramente nuestras metas, este paso es muy importante, pues nos brindará motivación y claridad sobre lo que queremos lograr. Crearemos 3 metas: 
    • Para nuestra profesión: Podemos hacer una lista de las cosas que mas necesitamos para impulsar nuestra carrera, negocio o proyecto, y de todas esas buenas ideas hay que escoger aquella que nos aporte mas valor. Por ejemplo, la remodelación de nuestro local comercial con pintura, o pisos nuevos, decoración etc. La adquisición de equipos de cómputo o poder tomar un curso, diplomado, licenciatura, maestría etc.
    • Para nuestra vida cotidiana:  Busquemos aquellas cosas que hacen más cómoda nuestra vida cotidiana y seleccionemos aquella que le podamos sacar el mayor provecho. Por ejemplo, podríamos considerar comprar cosas como una estufa, un colchón nuevo, un escritorio etc. pero si nuestro estilo de vida es muy agitado y pasamos poco tiempo en casa, probablemente la estufa y el escritorio no sean tan relevantes porque no les sacaríamos el mayor provecho, por otro lado escoger un buen colchón puede ser una buena elección pues lo usamos a diario y entre mejor sea también el descanso será mejor. No dudemos en gastar mas dinero en aquellas cosas usamos muy frecuentemente y nos brindan grandes beneficios.
    • Para nuestro disfrute personal: Busquemos aquellas cosas que no son estrictamente necesarias, pero que si nos dan una gran satisfacción y nos haga sentir plenos. Por ejemplo: Viajes, ropa, aparatos electrónicos, una bicicleta etc. Seleccionen aquello que les brinde la mayor satisfacción.
  2. Gastos. Una vez que hemos definido aquello que deseamos, también es importante poner en papel aquellos gastos que necesitamos cubrir mes a mes, esto puede ser un aproximado y las dividiremos en:
    • Gastos de nuestra profesión: Incluiremos todo aquello que necesitamos invertir mensualmente para poder mantener viva nuestra profesión o negocio, por ejemplo: los gastos de transporte o gasolina, luz, agua, teléfono, celular, renta, cortes de pelo, comida durante las horas de trabajo etc.
    • Gastos de nuestra vida cotidiana: Son todos aquellos gastos necesarios para nuestro hogar, como pueden ser: luz, agua, teléfono, gas, comida, tarjetas de crédito
  3. Presupuesto. una vez que hemos definido nuestros gastos y nuestras metas, es necesario planificar como vamos a invertir nuestro dinero y lo haremos en el siguiente orden:
    1. Separar el dinero que necesitamos para cubrir todos nuestros gastos considerando un margen extra por si surgen gastos inesperados.
    2. De el dinero sobrante fijémonos una cantidad fija razonable que sea entre el 20%-30% de lo que ganamos mensualmente, este dinero lo guardaremos mensualmente para crear un fondo para emergencias. Este fondo nos brindará muchísima seguridad y tranquilidad para los momentos en que necesitemos dinero urgentemente ya sea por enfermedad, porque el negocio ha ido mal, porque ha llegado a la familia un nuevo integrante, porque algo en nuestra casa se estropeó y es necesario hacer reparaciones etc.
    3. Fijemos una segunda cantidad del 20%-30% el cual lo guardaremos para conseguir nuestras metas. Este dinero lo ocuparemos cuando hayamos conseguido lo suficiente para alcanzar una de nuestras metas.
    4. El dinero sobrante lo dejaremos a nuestra disposición para gastarlo en lo que queramos, sin culpa ni remordimiento.
  4. Puesta en marcha. Una vez que ya tenemos nuestro presupuesto elaborado, y el dinero en mano o en nuestras cuenta bancaria requerimos hacernos un hábito, que lo lograremos alcanzar con disciplina y repitiendo estas actividades mes con mes.
    • Separemos nuestro dinero para tenerlo bien organizado, una buena idea es conseguir sobres para dinero y etiquetarlos con aquello a lo que está destinado el dinero y guardar en cada uno de ellos el dinero. Otra forma es abrir varias cuentas bancarias y realizar las transferencias a cada cuenta al inicio de cada mes. El objetivo es garantizar que no gastaremos de mas durante el mes y esté asegurado el éxito de nuestras metas.
    • Paguemos con oportunidad nuestros gastos, especialmente con las tarjetas de crédito para evitar a toda costa el pago de intereses.
    • Estemos atentos a buscar las promociones sobre nuestras metas, y evitemos las promociones sobre aquello que no está en nuestro objetivo. Gastar en otras cosas porque está en promoción solo nos alejará de alcanzar nuestras metas, resista la tentación, recuerde sus metas y siga ahorrando.
    • No ocupe su fondo para emergencias a menos que sea urgente y necesario (las promociones no son una emergencia).
    • Escoja cual de sus metas será la primera que desea alcanzar, cuando haya juntado el dinero necesario ¡vaya a completar su meta! Se sentirá muy satisfecho de haberlo conseguido, una buena idea es felicitarse y consentirse por haber conseguido su meta.
  5. Retroalimentación. Al final de cada mes es importante que reflexione sobre sus finanzas de ese mes:
    • Si su presupuesto no le funcionó haga los ajustes necesarios, recuerde que el presupuesto tiene que ser realista y puede ser mas estricto conforme adquiera mas disciplina.
    • ¿Sus metas siguen siendo validas? En ocasiones por algunas circunstancias nuestras metas pudieran cambiar de importancia, por ejemplo, quizá una de nuestras metas era conseguir un automóvil, pero con el tiempo nuestra profesión o negocio ha cambiado y ahora no necesitamos desplazarnos tanto, quizá porque ahora estamos en un despacho mas cercano de casa, o que ahora podemos trabajar desde la comodidad de nuestro hogar. Por eso es importante verificar si nuestras metas siguen siendo tan prioritarias o hay algo que nos aporta mas valor.
    • Si hemos logrado alcanzar una de nuestras metas, es buena idea anotarlo en algún lugar especial para nosotros, puede ser en un muro, una libreta, un pizarrón. Esta lista nos llenara de motivación y orgullo cada vez que la veamos. Después escojamos una nueva meta.

 

Recuerde que cambiar hábitos no es una tarea fácil, pero nunca pierda de vista sus metas. Si las cosas no salen bien al primer mes, reflexione y vuelva a intentarlo, las acciones que se repiten con tenacidad se convierten en hábitos.

Anuncios

Diseño de Páginas Web Software Administrativo para PyMEs Software Administrativo para PyMEs

Noticias

Etiquetas

icono regresar

Regresar

icono autor

Autor

Marco Aurelio
icono calendario

Fecha

2015-06-19
icono megusta

Me Gusta